Cómo decirle a tu jefe que te vas

como decirle a tu jefe que te vas

Hello gente, aquí Jaime. Hoy te traigo una historia real, como a ti te gusta, sin filtros y sin humo. Mi historia de «Cómo decirle a tu jefe que te vas» sin morir en el intento… o por lo menos el cómo yo lo hice.

🏜️🏎️🗯️ ¡Trata de arrancarlo!

Ya son más de dos décadas del abandono más cruel de la historia de los rallys y que vivimos los que pertenecéis a mi quinta ya que fue una noticia muy sonada…

El que dejó frustrados al español Carlos Sainz y Luis Moya, parados a solo 500 metros de la meta en el Rally de Inglaterra de 1998.

Les valía con cruzar la meta para proclamarse campeones del mundo por tercera vez, pero el Toyota Corolla que conducían se paró cuando ya saboreaban la victoria.

🧯 ¡El motor “murió” 500 metros antes de llegar a la meta!

Y es que no sabes lo rápido que puede cambiarte la vida o las tremendas consecuencias (buenas o malas) que puede tener una pequeña decisión… bueno, lo de estos dos deportistas entiendo que fue mala suerte… nada más…

"No sabes lo rápido que puede cambiarte la vida o las tremendas consecuencias (buenas o malas) que puede tener una pequeña decisión cmo la que yo tomé". Cómo decirle a tu jefe que te vas Clic para tuitear

Y ahora es cuando me preguntas “Jaime, ¿a qué viene esto si a ti te dan igual los deportes?”… ni rallys, ni fútbol, ni tenis…

Todo lo que no sea patinar o saltar desde puentes o aviones, no me interesa…

Pues porque, no sé realmente cómo estoy pensando en esto hoy pero me viene perfecto para soltarte el rollo que quería esta semana.

Te voy a resumir las últimas grandes decisiones que he tomado en mi vida para que veas que soy un valiente, o un valiente idiota según lo pienses…

Pero que me han cambiado la vida por completo por el simple hecho de “tratar de arrancarlo”.


Cómo decirle a tu jefe que te vas

💡 A finales del año 2017 “planté una semilla” en el cerebro de los responsables de la multinacional en la que llevaba trabajando algo más de 10 años…

Quería dejarlo, no quería continuar en la empresa, pero tampoco quería dejarles tirados ni perder el fruto de tantos años de trabajo: un finiquito interesante.

La única opción, desde mi punto de vista y siendo como soy, era comentarlo, negociar de una forma sincera, directa y beneficiosa para todos… ¡a eso me dedicaba, a negociar!

Me comentaron que, aunque podían entenderlo, no era el momento…

Pagarme 45 días por año no era una opción para ellos, ni 45 ni 10.
Me sugerían que me fuese por mi propio pie… (y gratis para ellos)

Se llevaban las manos a la cabeza:

¿Cómo se me ocurría pensar en dejar un trabajo estable estando la cosa como estaba? y muchas frases hechas que, después de unos segundos, desconecté… Decían que no, no era el momento y que si me quería ir que firmara faja voluntaria.

"Me decían ¿Cómo se me ocurría pensar en dejar un trabajo estable estando la cosa como estaba? entre otras mierdas… ¿Loco yo? me río…" Cómo decirle a tu jefe que te vas, por @jaimegarmar_ Clic para tuitear

Ok, pues decidí aguantar; ellos lo sabían y yo también, al final llegaría mi momento tarde o temprano.

Mi objetivo por aquel entonces ya estaba conseguido: plantar en sus cabezas la idea de mi incomodidad e intenciones.

Estaba aburrido con la monotonía de mi puesto, de tener jefes irrespetuosos, horarios esclavizantes y desempeñar un trabajo que perfectamente podría hacer desde casa, sin tener que perder 1 hora de ida, otra de vuelta y con 2 horas interminables para comer, cosa que no facilitaba el que pudiera hacerlo en casa…

11 horas ocupadas en algo que no me hacía feliz, cada día de mi vida…

¿Por qué decir NO a la seguridad de una nómina MILEURISTA? 

Si tienes la vena emprendedora me entenderás… 

Mi puesto como comercial ya no era el mismo, más que buscar ofertas o negociar con buenos proveedores, me limitaban a abaratar costes sin tener en cuenta las calidades de producto o servicio, cosa que me daba hasta vergüenza ajena después cuando surgían los problemas… 

NOTA 👉 si pagas por mierda, obtienes mierda, punto.

En mayo del 2018 por fin llegó el momento

En pocos meses sería padre y nos habíamos organizado para poder aprovecharme de una larga baja por paternidad.

El siguiente paso fue hacérselo saber con tiempo a mis responsables… era el momento de regar esa semilla que estaba germinando como el bambú 🎋 

Periodo de paternidad + 14 semanas de la maternidad que aproveché cedidas al ser mi mujer autónoma + suma de todos los periodos de lactancia (sí, papás del mundo, podéis coger vosotros los periodos de lactancia sumados que dan lugar a unos 15 – 20 días de permiso adicional) + vacaciones pendientes… unos 8 – 9 meses o algo más…

"Vi que era el momento, me senté con mi jefa a hablar y, con total transparencia y seguridad, le comenté que me quería ir de la empresa…" Cómo decirle a tu jefe que te vas Clic para tuitear

Vi que era el momento, me senté con mi jefa a hablar y, con total transparencia y seguridad, le comenté…

Sabes perfectamente que me quiero ir, no por vosotros, ni por el trabajo, necesito darle un nuevo rumbo a mi vida.

Me voy de permiso muy largo pero a mi regreso nada va a cambiar de lo que ya sabéis y es una realidad que cuanto más tiempo pase, más caro será mi despido, porque no voy a coger una baja voluntaria, no es una opción en mis planes…

Quiero irme por la puerta principal, sin malas formas, pudiendo volver a visitaros en un futuro con la cabeza alta y sin suponer ningún problema para vosotros qué tan bien me habéis tratado (mentira piadosa, tajo hijos de …). 

En estos pocos días que me quedan, puedo formar a alguien para que pueda al menos empezar con buen pie en mi puesto (yo era el único personal de mi dpto). 

Creo que es el momento y una oportunidad para todos, zanjar este caso de una forma pacífica y en la que todos ganemos a mi regreso antes o después de terminar mi permiso ¿negociamos mi salida?”

Cómo decirle a tu jefe que te vas ¿Lo conseguí?

Te lo digo yo… 

A los pocos días me llamó mi jefa a su despacho preguntándome quién creía, de la gente que conocía en la empresa, que podía ocupar mi puesto para formarle desde ya y que estaba consultando con la cúpula lo de mi despido porque no tenía sentido que continuara en la empresa después de lo hablado…

Un año y medio aproximadamente desde que planté la idea en la cabeza de mis superiores, de que ya no quería seguir pero que continuaría haciendo mi trabajo con la misma profesionalidad hasta que llegara mi momento: lo conseguí.

Y me fui despidiéndome uno a uno de mis compañeros, con la cabeza alta, el trabajo bien hecho durante muchos años y con un finiquito que me allanaba el camino del emprendimiento.

Eso era lo importante, no irme con las manos vacías, de ahí toda la historia y forma.

El mismo año que «planté la semilla» (el inicio de todo) fue cuando tomé otra gran decisión que marcaría un antes y después en mi vida: arranqué mi podcast Club WordPress un 27 de noviembre del año 2017 para, antes de empezar por mi cuenta, ganar en comunidad.

Sinceramente creo que ese fue el “clic” que hizo darme cuenta de que no iba por el camino que quería. 

Yo estaba preparado para otras cosas… tenía, llamémosle “un don”, vender, y había que aprovecharlo. 

Cuando por fin en mayo del 2018 me despidieron, ya podía dedicar más tiempo a mi negocio y a mi podcast… O eso creía… 

"Cambié el camino en tren a la oficina y el trabajar en mis proyectos casi a escondidas, por tomar las riendas de mi vida profesional y, de paso, poder cuidar y criar (sin manual de instrucciones) a una de las cosas más importantes en mi… Clic para tuitear

Cambié el camino en tren a la oficina y el trabajar en mis proyectos casi a escondidas, por tomar las riendas de mi vida profesional y, de paso, poder cuidar y criar (sin manual de instrucciones) a una de las cosas más importantes en mi vida, mi primer hijo. 

Creía que esta nueva vida me daría tiempo a trabajar más y mejor en mis proyectos… tonto de mi jajaja…

Bueno, en realidad he conseguido trabajar más en mis proyectos, sí, sin poder organizarme y trabajando en cada momento que mi bebé duerme o su madre está con nosotros ya que ella trabajaba fuera de casa en ese momento.

Pero ¿sabes qué? Soy una persona feliz, que vive con la incertidumbre constante de cuánto ganará este mes, pero por decisión propia y ante todo, repito, muy feliz… 

Eso no lo consigues trabajando en algo que te quita tu tiempo para hacer realidad tus ilusiones… 

¿Tienes una ilusión? ¡Trata de arrancarlo!

Mi situación actual

Mi querida pareja, Sara, me sigue aguantando y apoyando en cada cosa que hago. No seria posible el donde estoy hoy sin su apoyo. Tenemos dos niños preciosos, Daniel con casi 5 años y Adrián camino a su primer año. 

Tengo una empresa (DESTACA SL) donde trabajo junto a un equipo de grandes personas. Nos hacemos llamar Los Guardaespaldas de WordPress, si entras aquí descubrirás porqué.

Tengo un podcast (Club WordPress) que no da para Lamborghinis pero paga mis necesidades de sobra, da frutos para poder dedicar tiempo a nuevos proyectos, nos lleva clientes a esta empresa y una comunidad de oyentes que crece cada mes y en cada episodio que publicó aquí.

Conclusión

Todo esto no hubiera sido posible si no tratara en su momento “de arrancarlo”, si no hubiera puesto todas mis ganas y el valor suficiente de intentarlo.

Sigo a 500 metros todavía de mi meta… ¿cuál? 

Lo sabrás en próximas ediciones, o no… es otra decisión que me queda por tomar.

Te dejo aquí otro claro ejemplo de superación y cambio👇

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *